Plano urbano
an image
Hércules y la Hidra Hércules y Anteo Ceres
Espinario Venus Baco
Fuente de Diana Apolo-Vertumno Apolo
Narciso Mariblanca  
     
Mitológico

 

Guía de Recursos Turísticos de Aranjuez
Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Fuente apolo

F3 (plano urbano)
 
Fuente escultórica situada en el Jardín de La Isla, de la que se consigue la visión frontal accediendo por la Escalinata de Las Estatuas.
 También conocida como “El Ochavado” debido al trazado de su taza, que data de 1570, la escultura representa a Hércules luchando contra la Hidra de Lerna, segundo trabajo de Hércules que consistió en matar a este monstruo creado por Juno.
Hércules intentó combatirla con la maza, pero viendo que de cada cabeza machacada surgían dos, decidió cauterizar los cuellos descabezados y así consiguió someterla. Además venció en la misma lucha a un cangrejo gigante que Juno le envió para entorpecer su trabajo. Dicho cangrejo una vez vencido se convirtió en la constelación conocida como Cáncer.
En la Escalinata de las Estatuas encontramos también a otros ocho personajes mitológicos: Diana, Urano, Flora, Pan, Marte, Rea Silva y nuevamente dos de Hércules luchando con el León de Nemea.

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hercules y Anteo

G4 (plano urbano)

Situada frente a la puerta principal del Jardín del Parterre, representa en su escultura central el penúltimo trabajo de Hércules, semi-dios hijo de Júpiter y Alcmena (mortal) y héroe griego por excelencia. Su figura se asocia con la fuerza física y la astucia.
Enloquecido por Juno, esposa natural de Júpiter, dio muerte a sus hijos y se puso al servicio del Rey de Micenas, que como penitencia le ordenó realizar doce trabajos, imposibles para un simple mortal.
La estatua que nos ocupa representa el momento en el que Hércules se enfrenta con el gigante Anteo para cruzar el Jardín de las Hespérides. Nuestro héroe descubre que la única forma de vencer al hijo de Gea (La Tierra) es separándole de ella, momento exacto que queda plasmado en la figura principal de la fuente. A sus pies podemos ver los personajes más representativos de los once trabajos restantes que Hércules realizó:
El León de Nemea, la Hidra de Lerna, el Jabalí de Erimanto, la cierva de Cerinia, las aves del lago Estínfalo, los establos del rey Augías, el toro de Creta, las Yeguas de Diomedes, el cinturón de Hipólita, los bueyes de Geriones, las matanzas de oro del Jardín de las Hespérides y el Can Cerbero.

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente apolo

F3 (plano urbano)

Localizada en el Jardín de La Isla y designada como Fuente de Apolo, se sospecha que debido a los atributos que porta no se trata de dicho dios, sino de Vertumno, dios de la germinación y de la madurez de los frutos, que poseía el don de adoptar la forma que quisiera. Personifica la idea del cambio, de las variaciones y la inconstancia de las cosas. Esta fuente dedicada a Vertumno puede simbolizar la riqueza de la huerta de Aranjuez, representada en el Cuerno de la Abundancia que lleva el dios.
La confusión con Apolo puede deberse a la representación de una figura masculina joven y hermosa.
En la base de la fuente aparecen cuatro bajo-relieves relacionados con Hércules, luchando con el Centauro Neso, con el León de Nemea, con la Hidra de Lerna y con otros Centauros. 

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ceres

G4 (plano urbano)

Cuenta la leyenda que Ceres, diosa de la agricultura y la tierra cultivada, tuvo una hermosa hija llamada Perséfone de la que Hades se enamoró y raptó, lo que enloqueció a su madre y salió a buscarla antorcha en mano. Al décimo día llegó al sol, descubriendo que su hija moraba con Hades en el reino de las sombras. Ceres abandonó el Olimpo enfurecida, descuidando sus labores y no permitiendo que la tierra diese fruto.
Ante el desamparo de los hombres lo dioses pidieron a Ceres que volviese a sus funciones y Júpiter prometió a Ceres que su hija volvería a su lado a condición de no haber comido nada en el mundo de los muertos. Hades (también llamado Plutón) hizo comer a Perséfone unos granitos de granada, por lo que el trato con Júpiter se cumplió a medias, pactando que la joven viviese medio año con su madre y el otro medio con Hades.
Desde entonces el periodo anual en el que Ceres disfruta de la compañía de su hija, la tierra se cubre de flores y frutos, secándose el resto del año, explicándose de esta forma las estaciones del año: primavera-verano y otoño-invierno respectivamente.
De entre los atributos que acompañan a Ceres destaca, en uno de los laterales de la fuente, un cuerno de la abundancia, queriendo simbolizar la riqueza de la huerta de Aranjuez.

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
Niño espina

F3 (plano urbano)

Escultura conocida también como “El Negrillo”, “El Espinario”, “Las Arpías” y la “Fuente de los Cuatro Reinos”.
La figura en bronce, lo que le da el sobrenombre de “El negrillo” representa un atleta en actitud de sacarse una espina clavada en su pie izquierdo. Se trata de una copia de su original que se encuentra en el Vaticano.
Las cuatro columnas de mármol de Carrara con capiteles corintios, están coronados por cuatro “Arpías”, cuidadoras o raptoras de almas puras.
Los nichos de las esquinas de la plaza en la que se encuentra la fuente, le otorgan otro de los nombres: “los Cuatro Reinos”. Eran de madera pero fueron reconstruidos en piedra de Colmenar; los bancos y las columnas en mármol blanco, según diseño de Sabatini.

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
venus

F2 (plano urbano)

Fuente situada en el Jardín de la Isla, conocida también como la Fuente de Don Juan de Austria, porque cuenta la leyenda que el origen de la piedra de mármol de su taza, sirvió de lastre en una de las galeras turcas tomadas por dicho militar, hermano natural de Felipe II.
La imagen representa a la diosa escurriéndose los cabellos. En la base del pilón hubo cuatro tallas de niños con aves en mármol blanco.
Venus es considerada como la diosa de la belleza femenina, y suele llevar como atributos la manzana y la concha marina, aunque no es el caso.

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Baco

E1 (plano urbano)

Sobre la monumental taza de mármol toscano se asentó en principio una escultura referente a Sansón y el Filisteo, hasta que Felipe IV ordenó colocar la que vemos hoy. se trata del dios Baco, divinidad del vino y de las orgías cabalgando a horcajadas sobre un tonel y coronado de pámpanos y racimos y una copa en la mano en actitud de brindar.
Cuenta la leyenda que al igual que Hércules fue enloquecido por Juno, recorriendo el mundo y divulgando el cultivo de la vid. Cuando regresó a Grecia impuso en todas las ciudades su culto, en el que participaban doncellas, conocidas como las “Bacantes”, caracterizadas por danzar poseídas por el delirio místico. El Senado acabó prohibiendo estas fiestas “bacanales”, pero las sectas siguieron guardando la tradición “dionisíaca”.

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
diana

F2 (plano urbano)

Diosa protectora de la caza, representada mirando al cielo recostada, acariciando un Mastín. Se acompaña de su arco y flechas y suele rodearse también de una tortuga, símbolo de castidad.
Originalmente la escultura se encontraba delante de la Fuente de Narciso en el Jardín del Príncipe, ya que cuenta la leyenda que Diana fue la causante de la transformación del aludido, realizando su tarea de proteger a los animales de ser cazados. Más tarde se la desplazó al Jardín del Parterre donde se encuentra Ceres en la actualidad, ocupando finalmente el lugar actual en el Jardín de la Isla.

Jardín de la Isla

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apolo

nº29 K1 (plano urbano)

La actual estatua de Apolo es una copia de otra situada en la Granja de San Ildefonso.
Apolo, hermano de Diana, es el dios de la música, la luz, la poesía, la belleza masculina y el sol, y se le representa como un joven alto y hermoso. También es el dios de la purificación, sanando los cuerpos con sus flechas, con las que también puede enviar epidemias y producir una muerte rápida y dulce.
Sus atributos son el arco, las flechas, la lira, el laurel y el trípode donde se sentaba la Pitia (sacerdotisa de Apolo).
A pesar de su belleza fue rechazado por Dafne,  la cual fue por eso convertida en laurel, y por Casandra, condenada a no ser creída por nadie.

Plano jardín del Prícipe

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

narciso

nº 30 I1 (plano urbano)

Narciso era un joven tan hermoso que lo deseaban por igual ambos sexos, lo que le produjo una fuerte autoestima que acabó convirtiéndose en soberbia.
Disfrutaba mucho de la caza, y en ello estaba cuando se encontró con una ninfa llamada Eco, que estaba enamorada perdidamente de él, pero le era imposible decirle lo que sentía ya que había sido castigada por Juno repitiendo las últimas palabras que oyese sin poder decir nada por sí sola.
Al encontrarse con Narciso corrió a abrazarle, pero éste huyó, y ella desdeñada y avergonzada se escondió en una cueva donde fue consumiéndose hasta que se evaporó, perdurando sólo su voz. Resentida, pidió a los dioses que él amase igualmente, sin ser correspondido. Su petición fue escuchada, y estando de caza nuestro bello joven, se detuvo a beber en un lago. Al verse reflejado en las aguas queda cautivado por su propia imagen y obsesionado por conseguir el amor de aquel perfecto ser que resulta ser él mismo, no puede moverse de aquel lugar, encontrando allí la muerte por fatiga y cayendo al suelo convirtiéndose en una flor. Es por esto que los Narcisos simbolizan la fragilidad y la muerte, representando también el tránsito al más allá.
Soportando la taza se encuentran cuatro Atlantes, que representan al gigante Atlas, personaje condenado por Júpiter a soportar el cielo como castigo por haber liderado un ataque contra él.

Plano jardín del Prícipe

(subir)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

mariblanca

G5 (plano urbano)

La fuente está situada en el lado norte de la Plaza de San Antonio y representa una Venus del Jarro similar a la que se encuentra en la Puerta del Sol de Madrid.
La fuente, además de cumplir con su papel ornamental, prestaba servicio de agua proveniente de la vecina manchega Ocaña.
Cuenta la leyenda popular que la esposa de Carlos III no soportaba que la estatua mirara hacia Palacio pues creía ver en ella a una de las amantes del Rey, por ello ordenó girar la estatua hacia la Iglesia de San Antonio. 
La estatua actual, la popular Mariblanca, sustituyó, por mandato de Carlos III, una anterior de Fernando VI.
Fue originalmente diseñada por Bonavía y esculpida por Oliveri. En época de Fernando VII se remodeló bajo la dirección de González Velázquez. Producto de ambas actuaciones es la fuente y estatua que podemos contemplar en la actualidad.

(subir)

 
Turismo

Oficina de Turismo:
Pza. S. Antonio, 9.
Tel.: 91 891 04 27
Fax: 91 891 41 97

Área de Turismo:
C/ Infantas, 55.
Tel.: 91 892 30 50
Fax: 91 892 06 24

TC Publicaciones - Central de producción